cirugiaplasticayestetica
 
Cirugía plástica y Cirugía estética
Abdominoplastia
Balón intragástrico
Body lifting
Blefaroplastia
Cirugía vaginal
Dermoabrasión
Ginecomastia
Mamoplastia de aumento
Mamoplastia reductiva
Peeling Dermoabrasión
Mastopexia
Rinoplastia
Otoplastia
Estiramiento facial
Liposucción
Mentoplastia
Los Queloides
Cirugía de la mano
Cirugía de la voz
Gluteoplastia
Lifting
Lipofilling
Microinjerto
Implante de barba, bigote, cejas y pestañas
tec
Ácido hialurónico
Botox
Carboxiterapia
Cavitación
Colágeno
Criolipólisis
Escleroterapia
Fotodepilación
Isolagen
Peeling de piel
Restylane
Tratamientos láser
Vacumterapia
Terapias alternativas
Aromaterapia
Digitopuntura
Electroterapia
Geoterapia
Hidroterapia
Iridología
Osteopatía
Presoterapia
Reflexología
Reiki
Taichí
 
 

Geoterapia

Geoterapia

La geoterapia ha sido ejercida desde épocas antiguas y se le han atribuido propiedades terapéuticas a ciertas clases de tierra, para tratar los dolores y deformaciones reumáticas, así como para aliviar inflamaciones y úlceras, el uso de tierras como remedio terapéutico logra obtener importantes beneficios en nuestra salud, puesto que combate la proliferación de parásitos, microbios y bacterias dañinas.

Propiedades curativas de la arcilla

Los aspectos positivos se deben a que en la tierra descansan las principales sales minerales necesarias para el hombre, entre las que cabe citar la sílice, el fosfato, el hierro, el calcio, el magnesio, el sodio o el potasio. Sólo centrándonos en la sílice, descubrimos su sustancial valor para fortificar todos los tejidos elásticos del organismo, así como su potencial para aliviar los reumatismos, la arteriosclerosis, la artrosis, la tuberculosis y su influencia en la aceleración del proceso de cura de las fracturas, además, de la tierra se desprenden ciertas propiedades curativas, como son el cicatrizante, desinflamante, descongestionante, calmante, purificador, y además absorbente

La arcilla es él material más utilizado en geoterapia, gracias a sus efectos absorbentes y reguladores de la temperatura, a las que se unen sus propiedades antiácidas y cicatrizantes. Su capacidad absorbente se pone de manifiesto porque es capaz de tomar sustancias tóxicas de la piel o de las heridas y absorberlas, facilitando la cicatrización y la eliminación de las sustancias tóxicas de la piel. Una de sus aplicaciones es el tratamiento del acné juvenil.

Geoterapia

Las formas de administrar la arcilla con propósitos medicinales son los baños, cataplasmas, las fricciones, los gargarismos y también los enterramientos, respecto a los baños, además de las estaciones termales, también podemos gozar de uno de ellos en nuestra propia casa si vertemos de 5 a 10 kg de arcilla en la bañera.

Las tiendas especializadas ofrecen bolsas de arcilla terapéuticas combinadas con plantas medicinales, confeccionadas ya para el baño de arcilla de uso doméstico, por otra parte, para las fricciones se suele emplear arcilla terapéutica, dispensada en polvo fino y sin arenilla, mientras que los gargarismos requieren de una solución compuesta por arcilla terapéutica de uso interno, medio vaso de agua mineral o destilada, además de una cucharada de arcilla. Finalmente, en cuanto a los enterramientos, existen zonas arcillosas donde esta práctica es habitual y donde confluye mucha gente en busca de los provechosos resultados de esta terapia.

Cataplasmas de arcilla

La geoterapia, o el uso de tierras como remedio terapéutico

Las cataplasmas de arcilla no son sino una mezcla de arcilla y agua en forma de masa pastosa, que debe colocarse sobre la piel formando una capa fina. Su aplicación sobre una superficie de la piel caliente (un absceso, un traumatismo, etc.) provoca que el agua de la masa se evapore, y en este proceso de evaporación se consume el calor del cuerpo, quedando la piel fresca y relajada. Por sus virtudes refrescantes, el enfriamiento de la zona afecta al secarse la pasta de arcilla alivia el dolor de los esguinces (esguince) y torceduras. Tan pronto como se seque la capa de arcilla que ha sido aplicada sobre una piel caliente, debe cambiarse por otra nueva par que el efecto beneficioso continúe.

Baños de arcilla

Muchos balnearios recomiendan actualmente los baños de arcilla. Utilizan una arcilla muy fina, diluida en mucha agua, de forma que no queda como una pasta espesa, sino como una mezcla semilíquida e la que es posible sumergir todo el cuerpo, dejando la cabeza afuera; muchas veces no es necesario sumergir todo el cuerpo, sino sólo la parte afectada por la enfermedad (artritis, reuma, enfermedades de la piel, dolor después de una fractura o un esguince, etc.). Los baños de arcilla están indicados en muchas dolencias, pero lo son especialmente en las que afectan a las articulaciones, como es el caso de la artritis reumatoide, el reuma, la gota, etc. También se usan para tratar abscesos, forúnculos, llagas y úlceras.

Baños de arcilla

Ingesta de arcilla

La ingesta de arcilla es otro de los modos de aplicación que nos ofrece ía práctica de la geoterapia. Para ello es preciso seleccionar una arcilla muy fina, a la cual añadiremos de una cucharada a medio vaso de agua, y cuya preparación dejaremos a punto el día anterior a su consumo. Durante el tratamiento, se deben tener presentes ciertos aspectos, como eludirla ingesta de alimentos grasos o aceites, beber abundante agua, vigilar cualquier efecto que pueda originarse en el tracto intestinal y, además, hay que tener en cuenta que su combinación con determinados medicamentos puede contrarrestar o anular sus posibles beneficios, los cuales son variados, asimismo, los expertos no dudan en afirmar que este tratamiento contribuye a la eliminación de las células muertas, además de generar un efecto relajante, constituir un agente depurador, así como eliminar cuerpos extraños del organismo y finalmente colaborar en la restauración de las funciones del órgano enfermo. Gracias a la geoterapia, podemos nutrir a nuestro cuerpo de las sales minerales y oligoelementos que va perdiendo con el transcurso de los años. Sin embargo, aunque la arcilla no entraña perjuicios para el organismo, no deja de ser un tratamiento que precisa de la consulta de especialistas. Además, debemos tener presente que no es apto para todo tipo de pacientes; no se aconseja su uso en mujeres embarazadas y aquellos que tienen la presión alta deben ingerir cantidades más reducidas, ya que la arcilla enriquece la composición de la sangre. A estas precauciones hay que añadir la no conveniencia de aplicar cataplasmas de arcilla en determinados órganos del cuerpo, como el corazón.

Para la preparación de cataplasmas deben emplearse cucharas de madera y recipientes de barro o de cerámica, nunca de metal o de plástico, mientras que el agua será destilada, mineral o marina, una vez obtenida la mezcla, ésta se albergará preferentemente en tejidos naturales como el lino o el algodón. Tras su uso, la arcilla debe desecharse, pues está llena de toxinas del mal que hemos tratado, por lo que se desaconseja su reutilización.

 

 

Turismo médico
Novedades y Noticias
 
 
 
WEBS AMIGAS
Turismo de bisturi
ico_GreatestHits
ico_GreatestHits Apositos
Vehículo eléctrico Vehículo eléctrico
ico_GreatestHits GYM - Ergometro
   
 
 
* La información médica y terapéutica, ofrecida en esta Web, no puede sustituir el consejo de un médico o de otro profesional de la salud.
 
 
x
Uso de Cookies - Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para analisis, contenido personalizado y publicidad. Si continua en esta página web, consideramos que acepta su uso. Más información